Las matemáticas de la literatura (o por qué se edita por encima de nuestras posibilidades)

Una persona que lea un libro por semana no llegará ni al 0,1% de lo que se edita

por Conrad Kurtz

Vaya por delante que el que escribe estas líneas edita libros y tiene intención de seguir haciéndolo. Así que os invito a considerar este artículo como una reflexión, o tal vez un lamento poético. Y dicho esto, allá vamos.

Llevo unos días preguntándome si el formato libro sigue teniendo sentido en una sociedad que no concede espacios para la lectura (os ahorro lo que ya sabéis: la omnipresencia del móvil en el metro, la parada del bus, el sofá, la cama; todos ellos espacios arrebatados sin compasión a la lectura). Y cuando digo lectura no me refiero a ‘leer tuits’, ni a ‘leer la prensa en el móvil’. No. Me refiero a la lectura como arte. A la creación literaria. A la literatura.

Andaba yo enfrascado en esta reflexión mientras pateaba piedras por la calle (es un decir, porque uno nunca encuentra una buena piedra para chutar) cuando me dio por hacer números. Los números de las letras, qué cosas. Y esto es lo que me salió. Veréis: el año pasado se editaron (¡sólo en España!) 81.391 nuevos títulos, según el ISBN. Esto significa que en una década se editan aproximadamente 800.00 nuevos títulos. O sea, que a lo largo de nuestra vida adulta se van a editar unos 5 millones de NUEVOS títulos. Lo repito: cinco millones, en letras redondas (y con serif, en este caso).

Ahora supongamos que tú, o yo, somos personas extraordinariamente lectoras, y que en vez de los 8,6 libros que se nos presupone a cada españolito (datos del CIS) nos despachamos 50 libros al año, a razón de uno por semana. Eso es mucho suponer, porque en Finlandia, paraíso de los editores y libreros, leen 47. Lo dicho: pongamos que tú y yo y todos leemos 50 libros al año, 500 en una década o, lo que es lo mismo, 3.000 libros durante toda una larga vida dedicada a la lectura eremítica de novelas y ensayos. Bien, en este extraordinario caso, estaremos leyendo un 0,05 % de los libros editados. Ya no me he puesto a calcular sobre el total de libros ya publicados anteriormente, incluyendo todos los clásicos, porque entonces el porcentaje tiene a cero, como dicen los matemáticos.

Así que, en resumen, una persona que lea más que ninguna otra persona que tú o yo conozcamos, un auténtico erudito, una fiera de la lectura, conseguirá estar al día del 0,05% de lo editado. Ni siquiera un 0,1%. Una gota en el océano.

Es obvio, objetaréis, que no necesitamos leer todo lo que se edita, por la sencilla razón de que se publica una gran cantidad de bazofia (creo que es un adjetivo adecuado). Además, hay otra gran cantidad de libros que, aun siendo muy dignos, no nos interesan en absoluto. Pero la realidad es incontestable: se editan tantos libros, que sencillamente no hay público para ellos.

Pero sigamos haciendo números. Dice la Federación de Gremios de Editores de España que los ingresos por ventas de libros ascienden a 2.317 millones de euros (por cierto, un 25% menos que en 2008). Un servidor no es muy hábil con los números, pero como el precio medio de un libro es de 14,3 euros, basta con hacer una división para llegar a la siguiente cifra: en España se venden aproximadamente 162 millones de libros cada año. Por cierto, esta cifra incluye los libros de texto de los niños, ahí queda eso. Bien, sigamos.

Como es sabido, en España la población es de 46,6 millones de personas (41 millones, si quitamos a los menores de 10 años). Es decir, el consumo de libros por cabeza en este país que vio nacer a Cervantes es de 3,9 libros al año (incluyendo libros de texto, insisto).

Llegados a este punto, uno sigue caminando por la calle con las manos en los bolsillos, chutando su (metafórica) piedra y pensando que esto de editar, al igual que escribir, publicar y leer, no es otra cosa que un acto de rebeldía. Un hábito que, como dicen los matemáticos, tiende a cero.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*