¿Por qué cuesta tanto escribir bien un porqué?

¿Por qué?, Porqué, Porque, Por que... Todas ellas son fórmulas correctas siempre que se usen en el contexto adecuado. Y ahí viene el problema: muchos escritores -algunos de ellos, de reconocido prestigio- confunden a menudo el correcto uso de unas y otras. Lo cierto es que las normas de uso de todas estas fórmulas son claras, pero ya sea por descuido o por desconocimiento, resulta bastante frecuente toparse con errores de bulto. La prensa, siempre asociada a las prisas, lo sufre a menudo. Los libros de edición profesional no suelen incurrir en este error, pero no podemos decir lo mismo de los libros que circulan por el circuito de la autoedición.

El Diccionario panhispánico de dudas de la RAE es claro en relación al uso que corresponde en cada caso. Veamos aquí la síntesis:

Porque: sin tilde ni espacios, es generalmente una conjunción que indica una causa (“me fui porque me aburría”).

Por qué: separado y con tilde. Se usa para interrogación, ya sea directa (“¿Por qué no te has ido aún?) o indirecta (“Nadie entendía por qué estaba allí”).

Porqué: junto y con tilde. En este caso es un sustantivo que indica causa o motivo (“Nadie entendía el porqué”).

Por que: separado y sin tilde. Se puede dar en dos casos:

a) En el primero,  ‘que’ es un pronombre relativo, y lo reconoceremos porque puede sustituirse fácilmente por ‘el cual’ o ‘la cual’ (“La verdadera razón por que estás aquí es tu codicia”).

b) En el segundo, ‘que’ es una conjunción que introduce una subordinada (“está ansioso por que el decreto se apruebe”)

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

2 comentarios en ¿Por qué cuesta tanto escribir bien un porqué?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*