Recargo de equivalencia: ¿qué es y cómo afecta a los autores autoeditados?

Si eres un autor autoeditado o una pequeña editorial que autodistribuye sus títulos, sin duda este concepto te sonará: ‘recargo de equivalencia’. Aparece en letra pequeña cuando una librería te facilita sus datos de facturación, y a menudo provoca quebraderos de cabeza (tanto a los autores, poco acostumbrados a lidiar con facturas, como a los libreros, armados de una paciencia a prueba de bomba).

El recargo de equivalencia es una fórmula que permite a determinados negocios minoristas –como por ejemplo, las librerías– simplificar sus transacciones burocráticas con Hacienda. Es bastante habitual, ya que afecta a los negocios que facturan más del 80% de sus ingresos directamente al cliente final.

¿Cómo afecta al escritor/a autoeditado?

La esencia de esta fórmula es la siguiente: el proveedor del librero –es decir, el escritor autoeditado– sumará a su factura un IVA más alto de lo habitual. Esto supondrá un pequeño ‘sobrecoste’ para el librero, pero a cambio ya no deberá presentar declaraciones de IVA, ya que se los paga directamente al proveedor (es decir, al escritor-editor).

¿Qué supone esto para el escritor? Muy sencillo: se convierte en ‘recaudador’ de Hacienda. Cobra un dinero del librero que posteriormente, al declarar sus ingresos, acabará entregando a su legítimo propietario: el Estado.

Que nadie se asuste: estamos hablando de un porcentaje ínfimo. En el caso de los libros en papel (sometidos a un IVA del 4%), el recargo de quivalencia es del 0,5%. Hay un detalle importante que no debemos pasar por alto: el 0,5% de recargo de equivalencia se aplica sobre el importe del libro sin IVA.

Ejemplo práctico

Supongamos que hemos puesto a la venta un libro que cuesta (PVP) 18 euros. Esto significa que, sin IVA, el coste real del libro es de 17,31 euros. Esta será la cifra base sobre la que hacer los cálculos. Primero calculamos el 4% de IVA (= 0,69 euros). Ahora volvemos a calcular, por separado, el 0,5% (=0,08 euros).

Ya tenemos los dos porcentajes. Sólo nos queda sumarlos y tendremos el importe total de la factura. De forma que quedaría así:

Importe base = 17,31 euros

+ IVA 4% = 0,69 euros

+ Recargo 0,5% = 0,08 euros.

Total factura: 18,08 euros.

Podéis consultar información más precisa y técnica en la web de Hacienda.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*