Santi Gomà, escritor de novela infantil: “Los niños son el público más exigente, no se andan con diplomacia”

Polivalente y creativo, Santi Gomà es un ingeniero informático con alma de niño. Tras publicar durante años ilustraciones en la prestigiosa revista Cavall fort, ahora acaba de publicar su primera novela infantil, titulada La ferradura misteriosa, protagonizada por el detective Cecidi Macarulla. Y anuncia que no será la última: las series literarias funcionan también -y muy bien- entre el exigente público infantil. Redacción TdL.

¿Cómo se convierte un ingeniero informático en ilustrador y autor de cuentos infantiles?

Dando un poco de rodeo. Empecé creando un entretenimiento, un laberinto un poco especial, luego me puse más de lleno en los juegos de lógica infantiles y eso me ayudó con la ilustración y a acercarme al mundo de los niños. Pero siempre me ha gustado escribir. Tarde o temprano había de salir el primer libro.

¿Quién es Cecidi Macarulla?

Cecidi Macarulla és un investigador privado. Un tipo listo, honesto y activo que ama las aventuras. Aunque también es humano y se equivoca.

Tu primer libro se titula La ferradura misteriosa. ¿Atrae el misterio a los niños tanto como a los mayores?

Gusta más a los niños. Es un libro que va al grano, sin barroquismos, y eso le encanta al público infantil.

¿Es el público infantil tan exigente como el lector adulto? ¿Tal vez más?

Sin duda. A un niño si no le gusta un libro la abandona, no insiste tanto en retomar un tema. Además, son más sinceros, no se andan con diplomacia.

¿Cuáles son tus autores de referencia en literatura infantil/juvenil?

Intento tomar de todo un poco pero me encanta especialmente Roald Dahl, Michael Ende, Walter Scott y Maria Gripe.

¿Cómo compite un libro contra los ipads, tablets, consolas y aplicaciones varias? ¿Es una ‘partida desigualada’?

Parece un tópico pero es verdad, el tacto del papel es insustituible. Por otro lado es menos arriesgado dejarle a un niño un libro de 10 € que una tablet de 150€.

Parece que los libros de Harry Potter (convertidos en best-seller) animaron al público infantil a leer. ¿Qué opinión te merecen estos grandes fenómenos editoriales?

Harry Potter ayudó a romper esquemas. Son libros gordos y con pocas ilustraciones, pero hablan de lo que a los niños les interesa. Magia, grandes retos, pero también de amigos, del colegio y cosas así.

Además de escribir libros, eres un ilustrador que publica en la prestigiosa revista Cavall Fort. ¿Te da eso ventaja como escritor para relatos infantiles?

Sí. Cuando más te relacionas con tu público mejor lo entiendes. Los juegos que yo construyo e ilustro están hechos pensando en qué puede gustar más a los lectores.

¿Te planteas hacer alguna incursión en la novela para un público adulto?

De hecho hace muchos años que me ronda por la cabeza una novela de ciencia ficción y que ya tengo medio hecha, pero siempre quiero darle un detalle más. También tengo entre manos otras novelas para un público adulto: una policiaca y otra de aventuras y fantasía, ambas con un punto de humor.

Como sabes, Taller de Letras es una revista dirigida principalmente a escritores. Cuéntanos: ¿qué dificultades has encontrado en el camino de publicar tu primer libro?

Publicar un libro es un laberinto. No solo tienes que escribirlo y corregirlo, lo cual ya es duro de entrada, sino que además has de preocuparte de los trámites burocráticos (registrarlo, conseguir ISBN, etc.) y en mi caso, como soy autoeditor, maquetarlo, imprimirlo, comercializarlo y distribuirlo. Hacerlo solo es difícil, necesitas ayuda para ir encarrilado, yo he tenido el apoyo de Espai Literari y de mi esposa. Sin ellos no sé a dónde habría llegado

En tu libro has optado por un lenguaje coloquial, pero a la vez no renuncias a un léxico rico. ¿Fue una decisión premeditada?

En parte sí y en parte ya salía de mí. Quería hacerme cercano al lector sin demasiada fanfarria, pero sin renunciar a las palabras un poco olvidadas del lenguaje. Encontrarse un “tropezón” de vez en cuando en la lectura no molesta, sino que despierta la curiosidad. Además en mi libro hay un glosario final para reducir al máximo el uso del diccionario.

Por cierto, ¿crees que decae el léxico de los niños actualmente? ¿Habría que incidir más en este aspecto en las escuelas?

No he visto estadísticas pero a mí me parece que así es. Todos deberíamos hacer algo para que evitar ese problema. Un léxico rico hace que los niños puedan expresarse mejor.

Sabemos que tu investigador Cecidi Macarulla tiene ya nuevas aventuras. ¿Qué puedes avanzarnos?

Cecidi va a estar atrapado en una guerra comercial encubierta y sucia. Un coche de última generación y de gama muy alta será el núcleo de la historia y su “cerebro”, un ordenador potentísimo, dará alguna sorpresa. Como siempre, Cecidi, dependerá de la ayuda de sus amigos para seguir adelante.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*