Esteve Pagès: “Sería absurdo dejar de hacernos las preguntas que aún no hemos respondido”

Tras completar un increíble viaje por Latinoamérica, Esteve Pagès supo que había llegado la hora de dar rienda suelta a su necesidad -siempre presente- de escribir. Fue un trabajo laborioso y difícil, pero finalizó con la recompensa esperada: acaba de publicar El futur esperant (El futuro esperando). En esta entrevista, Esteve comparte con Taller de Letras su experiencia. Por Inma Santos.

Argentina, Chile, Bolivia, Paraguayson algunos de los países que recorren Desi y Martí, los protagonistas de El futur esperant. Sin embargo, este no es un libro de viajes. ¿Qué es?

Para mí el viaje es un pretexto para reflexionar desde nuevos puntos de vista. Vivir viajando no es lo mismo que vivir inmerso en las rutinas de tu día a día en tu ciudad de residencia. Asimismo, conocer nuevas formas de relacionarse con la gente y con el entorno te abre nuevas perspectivas desde donde hacerte las preguntas de siempre. El viaje es el escenario donde ocurre la historia que narra El futur esperant, pero no un escenario cualquiera, es un escenario del todo interactivo.

El futur esperant es el resultado de una experiencia vital por Latinoamérica. ¿Cuánto hay de autobiográfico en este libro? ¿Cuánto hay de Cèlia (tu pareja) y de Esteve en Desi y Martí?

Me hicieron esta misma pregunta en una de las presentaciones que hice de la novela y me gustó mucho. Entonces respondí que de Cèlia y Esteve, Desi y Martí tenían cero por ciento, y de vivencias de Cèlia i Esteve, Desi i Martí tenían alrededor del sesenta por ciento. Dicho de este modo pienso que es muy esclarecedor lo que quiero comunicar. Lo que pasa es que luego, reflexionando sobre mi respuesta, pensé que quizá no fue muy acertada porque: ¿Acaso no somos también lo que vivimos?

Desi y Martí emprenden un viaje que los lleva por diferentes países a conocer realidades diferentes pero también un viaje interior que rescata un hecho del pasado y sacude su presente. ¿Hasta qué punto encontramos la influencia del Esteve Pagès licenciado en Filosofía en estas páginas?

Pretendo que mucha. Considero que todos somos filósofos cuando reflexionamos sobre los problemas sociales a los que nos enfrentamos. En el fondo, el mundo que hoy nos rodea es el mundo que el ser humano ha construido, nuestra existencia es determinante para nuestro planeta. Sería absurdo que dejásemos de hacernos las preguntas de siempre, las originarias, las que la filosofía nos enseñó. Entre otras cosas porque considero que aún no las hemos respondido.

Descubriste muy pronto el placer por la escritura, aunque El futur esperant ha sido tu primera novela. ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Qué has aprendido de este camino?

Es cierto que para mí escribir es un acto muy natural, muy espontáneo. Poner el punto final a una novela de más de 500 páginas me produjo una satisfacción brutal. Ha sido fantástico construir esta historia, enfrentarme a los distintos retos que durante el camino han ido surgiendo. Pero sin ninguna duda, la mayor satisfacción fue darme cuenta de cómo Desi y Martí se iban emancipando de Cèlia y Esteve hasta adquirir su propia personalidad. Quizá sea un tópico, pero “parir” personajes es con lo que más he gozado.

Descubrir el placer por escribir es una cosa y escribir un libro es otra. ¿Cómo has llegado hasta aquí?

Este era un reto que hacía tiempo perseguía. Pienso que el viaje me dio los elementos necesarios y el impulso definitivo para decidirme a escribir una historia que recopilase temas y reflexiones que estaban orbitando a mí alrededor esperando este momento.

Te has estrenado con una novela larga, de más de 500 páginas. ¿Lo tenías previsto?

Sin duda me he dejado llevar por la historia. Y suerte que me di cuenta muy al principio de que lo que yo pretendía no era posible. La novela relata aproximadamente los primeros cuatro meses de un viaje que duró un año. La génesis de esta novela se encuentra en la unión de una historia de ficción, más o menos estructurada desde un inicio, y las experiencias reales del viaje. El encaje temporal entre ambos me obligó, como he dicho, muy al principio, a escoger aquellas situaciones y vivencias del viaje que para mí eran fundamentales y ayudasen a la historia.

¿Has seguido o sigues alguna metodología para escribir?

Considero que cada obra tiene su génesis particular. En ese sentido, debo contestar que no, que no utilizo ningún método más allá de crear un boceto o esquema de lo que va a suceder o de aquello que quiero comunicar. En el caso de El futur esperant, la metodología consistía en revisar el cuaderno escrito durante el viaje así como toda la información que recabamos en las distintas asociaciones que visitamos, y posteriormente redactaba cada capítulo adaptando esa información a las exigencias de la historia que viven los protagonistas.

Para tu primera novela has optado por la autoedición. ¿Por qué? ¿Has descartado el camino de las editoriales? Tal y como está el panorama editorial, ¿no te parece arriesgado invertir en publicar un libro?

Como bien dices es la primera novela que publico. Cuando terminé de escribir la novela yo no tenía ni idea de lo que tenía que hacer. En ese sentido me he dejado asesorar bastante. Me cuesta dar respuesta a este tipo de preguntas porque mi experiencia en este ámbito se limita a la publicación de El futur esperant. No me parece arriesgada la autoedición, siempre y cuando sepas dónde están tus límites.

¿Por qué en papel y no en formato digital?

Soy muy tradicional en ese sentido. Adoro el libro físico. Pero seguro que aparecerá en formato digital en el futuro.

¿Qué reacciones y comentarios has recibido hasta el momento?

Pues a día de hoy, y que yo sepa, han terminado de leer la novela un unas cuantas personas y lo que me han comunicado es más que alentador. Los muchos que la están leyendo también me dicen que están disfrutando con la lectura y me comentan cuáles son los aspectos que encuentran más atractivos e interesantes.

¿Después de esta primera vez habrá otra? Cuéntanos qué proyectos literarios tienes

Tengo varias ideas en la cabeza, pero seguramente la más inmediata va a ser recuperar una historia que me quedé con ganas de escribir después de realizar un campo solidario en una comunidad tzeltal en Chiapas. Ese proyecto quedó en esbozo, pero está muy vivo en mi memoria.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*