Toni Carrère, novelista: “La historia de Cerdà es tan rocambolesca como cierta”

Toni Carrère, firmando libros en Sant Jordi

Toni Carrère (Terrassa, 1953) es autor de las exitosas novelas El manuscrito del templo (2014) y Nadie debe saberlo (2015). La primera de ellas se situó como la más vendida de España en género histórico en Amazon. El enigma Cerdà (Espai Literari, 2016) es la primera incursión de Carrère en la novela biográfica. En ella se sumerge en el personaje de Ildefonso Cerdà, un visionario que supo imaginar una ciudad (Barcelona) repleta de coches hace doscientos años. Lo que quizá no esperaba era hallar algunas sorpresas sonadas en el camino…

‘El enigma Cerdà’ es una novela con tintes biográficos, pero no una biografía al uso. ¿Por qué escogiste este formato para explicar la vida de Ildefons Cerdà?

Al escribir la novela, mi intención era centrarme en aspectos personales de su vida, aquellos en que, hasta la fecha, se había pasado por encima muy de puntillas. Son los que de verdad muestran la verdadera dimensión del personaje y que a la postre ayudan a entender el porqué de su obra. Contar esta historia en forma de novela me pareció una forma amena de hacerlo.

'El enigma Cerdà' (Espai Literari, 2016), su último libro
‘El enigma Cerdà’ (Espai Literari, 2016), su último libro

En la introducción del libro enumeras algunos de los muchos archivos y bibliotecas que has consultado. ¿Qué peso tiene la documentación histórica en esta novela?

La base imprescindible para que la novela tenga credibilidad está en  que los datos que se aportan se ciñan a la realidad. Toda la documentación que se cita en la novela puede consultarse en los distintos lugares que se nombran en el prólogo. Prácticamente todos los documentos  son manuscritos, le que supone disponer de información de primera mano.

De todo lo que has descubierto sobre Cerdà para escribir este libro, ¿qué es lo que más te ha sorprendido?

En realidad ha sido una sorpresa constante, pero si tuviera que escoger un momento, sin duda elegiría los trabajos de localización y el posterior traslado de sus restos al cementerio de Montjuïc, un evento que tuvo lugar el día dieciocho de diciembre de 1971. Una historia tan rocambolesca como cierta. En la novela se dan las claves necesarias para que el lector llegue a sus propias conclusiones.

Volvamos al aspecto formal. A pesar de la gran cantidad de información histórica, te decantas por abundantes diálogos, saltos temporales, escenas breves… ¿Te definirías como un escritor de acción?

Totalmente. La acción imprime ritmo a la novela, y la hace viva. Los diálogos acercan los personajes al lector. Las escenas breves añaden suspense. Los saltos en el tiempo no hacen más que reflejar nuestra propia realidad; todos nos pasamos la vida contando historias, a veces centradas en el presente, otras aventuramos el futuro para luego regresar evocando recuerdos del pasado. Es la representación de la vida misma.

La acción imprime ritmo a la novela, y la hace viva. Los diálogos acercan los personajes al lector. Las escenas breves añaden suspense. Los saltos en el tiempo no hacen más que reflejar nuestra propia realidad

La novela transcurre a caballo entre Las Caldas de Besaya, Barcelona y Centelles. ¿Por qué estos tres escenarios?

Son los tres lugares que junto a Madrid marcaron su vida. Centelles es el lugar que le vio nacer, Barcelona el gran escenario donde Ildefons Cerdà pudo interpretar su obra maestra y Las Caldas de Besaya su válvula de escape, el lugar donde encontraba la paz y el sosiego que un visionario como él necesitaba.

¿Qué hay de cierto -que nos puedas avanzar- en que Cerdà murió arruinado?

Existen versiones contradictorias al respecto. La teoría de que Cerdà murió arruinado se basa en que tanto el Ayuntamiento de Barcelona como el Ministerio de Fomento no llegaron a pagarle los honorarios por el proyecto del Eixample. Los que defienden que esta teoría no es cierta, aseguran que la fortuna de Cerdà se vio disminuida pero no hasta el punto de quedarse arruinado. En la novela se revela información con la que el lector podrá llegar a formarse su propia opinión al respecto.

Centelles es el lugar que le vio nacer, Barcelona el gran escenario donde Ildefons Cerdà pudo interpretar su obra maestra y Las Caldas de Besaya su válvula de escape, el lugar donde encontraba la paz y el sosiego que un visionario como él necesitaba.

Comparado con Gaudí, se diría que Barcelona dio la espalda a Cerdà. ¿Por qué?

Hablar de Gaudí es hablar de otro personaje, también irrepetible. Encontramos innumerables publicaciones sobre su obra, visitas guiadas por la ciudad para visitantes de cualquier parte del planeta; un despliegue de medios totalmente merecido. Sobran motivos  para tratar la obra de Cerdà de igual manera. En comparación, Cerdà es un perfecto desconocido. Gaudí pudo expresar la belleza de su obra gracias a Eusebi Güell, el gran mecenas que creyó ciegamente en él. Por el contrario, la aprobación del proyecto del Eixamble de Cerdà fue una cuestión política, que no gustó a los sectores más influyentes de la época. No fue Barcelona quien dio la espalda a Cerdà, fueron los gobernantes quienes lo hicieron.

La portada se ilustra con un plano del Eixample, una figura de ajedrez y un compás. ¿Una declaración de intenciones?

La simbología también es lenguaje, una forma de comunicar ideas, algo muy presente en la vida del personaje y, como no podía ser de otra forma, los símbolos juegan un papel importante en la trama de la novela.

¿Escritor tardío? nunca es tarde para empezar. En mi caso, que supongo es el de muchos, una vez has terminado de escribir un libro te formulas la pregunta: ¿Y, ahora qué?

¿Cuánto tiempo invertiste en escribir esta novela?

Algo menos de dos años. La fase de investigación ha sido la que más tiempo me ha llevado. He visitado los lugares frecuentados por Cerdà, consultado archivos, bibliotecas,  instituciones, sin olvidar las largas charlas mantenidas con algunos historiadores.

Empezaste a publicar de forma tardía, pero esta es ya tu tercera novela. ¿Qué aconsejarías a un autor que se encuentra en una situación similar?

Que nunca es tarde para empezar. En mi caso, que supongo es el de muchos, una vez has terminado de escribir un libro te formulas la pregunta: ¿Y, ahora qué? Si quieres publicarlo, es el momento en que necesitas un servicio de acompañamiento que te guíe en los pasos a seguir.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

* = campo obligatorio

powered by MailChimp!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*